lunes, 14 de marzo de 2011

NUEVOS...

Muchos, casi todos, quizá, lo sabéis: hay nueva gente en Lengua de Trapo. Nueva propiedad, nueva chica en prensa, nuevo responsable del área de ensayo, nuevo responsable de números y cuentas, nuevo editor. Nuevos becarios y becarias –bueno, los becarios son siempre nuevos-, y Fernando Varela, el director de contenidos, que lleva por aquí ya unos cuantos años. Mucha novedad, aunque con la intención de conservar lo que se hizo bien, que fue mucho. Por eso, para no entrar como un elefante en una cacharrería, hemos sacado quinceporquince: quince títulos que hablan de los quince años de la editorial. Y a quince pavos, que no está la cosa para más. Porque estamos orgullosos de ellos, porque no vamos a renovar el catálogo de la editorial sin mirar atrás, y porque no todos esos libros tuvieron la repercusión -¡y las ventas!- que merecen.

Quince títulos que, claro, no hacen sombra a lo nuevo, a lo que la nueva Lengua ha sacado este año: Nada es crucial, de Pablo Gutiérrez, que va por su segunda edición y ha tenido más premios de los que caben en un post (Ojo crítico, seleccionado en Granta, ahora finalista del Premio Ribera del Duero –¡a ver si gana!), Roberto Valencia, con Sonría a cámara, libro de relatos bien pensados, que ya no hay suplemento cultural o blog que se precie que no lo saque y lo ponga de magnífico para arriba… Nuestro Premio de este año, Celacanto, de Jimina Sabadú, maravillosa novela que huele a campamento de verano, crema nivea e infancia, la nuestra. Y más, claro: Ojos cortados, de Óscar Calavia, alta literatura de esa que no se deja resumir en dos líneas, pero es de lectura obligada; De la Habana un barco, de Hotel Posmoderno, único libro del catálogo, y probablemente del mercado, con autor colectivo, tráiler en youtube y trama bizarra que mezcla la pérdida de Cuba con Eduardo Punset, por ejemplo.

Y, para otro post, que este se hace largo, la literatura extranjera y los ensayos, que hemos seleccionado y traducido con mimo. Además de alguna nueva colección que dará que hablar. Y mucho.

Lo dicho: nueva Lengua de Trapo, nuevos títulos que marcan la línea editorial del nuevo equipo y nueva colección, quinceporquince, que reconoce lo hecho, mira atrás con criterio y recoge el legado de una editorial independiente, comprometida con la calidad literaria, cierto inconformismo y en búsqueda, siempre, de nuevas formas de expresión y creación.

Seguiremos.

2 comentarios:

  1. Espero que vuestra línea sea todo un éxito. Yo me quedé finalista de vuestro premio de novela, y aunque no terminamos publicando juntos, os tengo mucho aprecio. Por cierto, la novela me la publican en unos meses. Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Sois una editorial con estilo propio, y supongo que eso se debe precisamente a la gente que está detrás de vuestra ediciones, de las cuales yo tengo bastantes en casa. Me suelen gustar vuestros premios de novela. "Caja Negra", de Pablo Sánchez me encantó.

    Tengo la duda de si ya publicáis en formato digital, porque me compré un iPad y es una opción muy interesante, más barata, más "a mano" y para vosotros más público, claro. Me da pena que en España esté tardando tanto en implantarse este formato habiendo casos tan llamativos. El otro día conocí gracias a la Fundación Telefónica el caso de una empresa española que ha desarrollado un formato digital que me ha encantado, y que me parece un ejemplo de auténtica innovación, el formato Hipermedia. Se llama Fraile y Blanco y acaban de publicar en este formato la obra “Realidad Aumentada: una nueva lente para ver el mundo” de la Fundación. Publicaron un resumen de la presentación en su blog y no tiene desperdicio, os lo dejo por si os interesa: http://bit.ly/i3PmLU
    Ánimo con la digitalización, de verdad. Yo ya tengo mi ebook, he pedido un iPad por el cumpleaños y cada vez conozco más gente que tiene dispositivos de este tipo. Son el futuro.

    Seguid así. O bueno, cambiar, pero lo justo para mantener vuestra esencia. Un saludo.

    ResponderEliminar